jueves, 27 de octubre de 2011

Mi madre y el bledo

-¿Sabes?, mi madre ya no me conoce -le comente a Erre C.A.
-Yo, a veces, tampoco.
-¡No has cambiado nada, tío! Te estoy hablando de un tema delicado y mira cómo me contestas.
-Poz la veddá, como ziempe. ¡Qué quedez que te diga…!
-O sea, que mi madre te importa un bledo.
-No zé qu'ez un bedo.
-No, ni una madre... Un bledo es una planta comestible, una verdura.
-¿Y tú pod qué nunca la cocinaz?
-Porque ha caído en desuso y ya no se encuentra en el mercado.
-Mida tú, ya tienen algo en común laz doz cozaz.
-¿Qué dos cosas?
-Tu made y el bedo ese.
-Mira que eres bruto, Erre C.A. Y la Juana no es una cosa.
-¿Qué, Mendugo, que no es veddá que tu made eztá en dezuzo y que no la encuentaz ya en el medcao?
-No en el sentido del bledo, gili... –me corregí- , tontolaba.
-¿Tontolaba?
-Sí, tontolaba. Seguro que tú no dabas ni matemáticas cuando ibas al cole.
-No, yo en el cole zólo daba la mataca.
-Ese comentario sí que merece un "como siempre". ¡Anda cómete la galleta y acaba de desayunar!

1 comentario:

agnos dijo...

Erre C.A. ¿y ese colgante?
¿Has cambiado los collares por los colgantes?